Panamá

Efectos de la adopción de buenas prácticas ganaderas en aspectos productivos y ambientales en fincas con créditos en las provincias de Los Santos y Herrera, República de Panamá

Vega-Vasquez, AE
2019

Maestría en en Manejo y Conservación de Bosques Tropicales y Biodiversidad; CATIE; 84 p

Resumen

El propósito de este estudio fue evaluar el efecto de la adopción de buenas prácticas ganaderas (BPG) sobre aspectos productivos y ambientales en fincas con créditos de fomento de desarrollo agropecuario en las provincias de Los Santos y Herrera, República de Panamá. Este financiamiento fue brindado por el Banco de Desarrollo Agropecuario en el período de años del 2010 al 2014. De un total de 189 fincas fueron seleccionadas de forma aleatoria 50, a quienes se les realizaron entrevistas semiestructuradas y observaciones directas. La caracterización consistió en realizar una tipificación a través de un análisis de conglomerados, utilizando las siguientes variables: área total de la finca, área destinada a la ganadería, tamaño del hato y años dedicados a la actividad, considerando un total de 48 fincas. Se identificaron tres grupos de fincas, nombrados según los años de experiencia: Fincas de Productores con Baja Experiencia-FPBE (n=22), Fincas de Productores con Mediana Experiencia-FPME (n=10) y Fincas de Productores con Alta Experiencia-FPAE (n=16). Adicional se determinaron 25 buenas prácticas, las 10 con mayor frecuencia fueron: cercas vivas, árboles dispersos en potreros, sales minerales, división y rotación de potreros, establecimientos de pastos mejorados, mejoramientos genéticos, prácticas de trazabilidad, sanidad animal, elaboración de ensilajes y heno y abrevaderos o reservorios. El análisis de varianza de multivariado-prueba de hotelling, muestra que las BPG que presentaron significancia mediante relación con las tipologías de fincas fueron: presencia de tanques de reserva de agua (la implementan un 6.25% de las fincas ganaderas), presencia de pozos profundos (37.5%) y elaboración de ensilaje y heno (42%), realizadas en un mayor porcentaje por las FPAE. De igual manera, con este análisis se encontró relación significativa entre los sistemas de producción con las tipologías de fincas: doble propósito predomina en las FPAE y cría y engorde en las FPBE y FPME. Según la percepción de los productores se determinaron algunos beneficios y limitantes exclusivamente de 15 de las 25 BPG, y por medio de la frecuencia de aceptación se identificaron que las prácticas con mayores beneficios fueron: trazabilidad y abrevaderos o reservorios, y aquellas que presentaron una mayor correlación significativa con las diferentes variables utilizadas en el análisis de conglomerados fueron: beneficios obtenidos de los árboles dispersos en potreros con la variable área actual de la finca, beneficios de bloques nutricionales y mejoramientos genéticos con la variable tamaño del hato ganadero y los beneficios de los pozos y registros ganaderos con año de dedicarse a la ganadería (p< 0.05). En cuanto a aspectos socioeconómicos determinan que el rango de edad de los productores está entre 34 a 82 años, administradas en su mayoría por el género masculino (80%). Han dedicado entre 7 a 60 años a la actividad. Los propietarios de las fincas en su mayoría son mayores a 45 años y solo han cumplido un nivel educativo primario; el potencial relevo generacional en esta región (73%), cuentan con niveles secundarios y universitarios; esto involucra a los jóvenes en el desarrollo de esta actividad, ya que los encargados actualmente de administrar estos proyectos tienden a envejecer. Las fincas que utilizan más manos de obras contratadas son las FPAE, estas utilizan peones para actividades como: mantenimiento de cercas y potreros, siembra y elaboración de ensilajes y heno, encerrar, ordeñar y movilización del ganado de una finca a otra. Seguido por las FPME, quienes brindan alimentos al ganado más en época seca, y porque son fincas con mayor cantidad de hectáreas. Con respecto a las capacitaciones, el 60.4% de los productores expresaron que han participado en eventos de fortalecimiento de conocimientos en temas de ganadería, siendo los primordiales: alimentación para el ganado en época seca, mejoramientos genéticos, desparasitación interna y externa del ganado, impartidas por instituciones gubernamentales como: Banco de Desarrollo Agropecuario y Ministerio de Desarrollo Agropecuario y por la unidad académica representada por la Universidad de Panamá. Al evaluar el efecto de adopción de las BPG se realizaron comparaciones de indicadores productivos y ambientales a través de ANOVA-Prueba T Muestras Apareadas, se utilizaron datos de cada finca correspondiente del año antes de la inversión (AI) y después de la inversión (DI) del crédito que corresponde al año 2018. La información de AI se obtuvo mediante revisión de expedientes, facilitados por el Banco de Desarrollo Agropecuario (BDA) como: producción de leche anual, venta de ganado anual correspondiente a unidades ganaderas (450 kg) según su peso vivo, cantidad de vacas en producción, carga animal, aspectos biofísicos y socioeconómicos, medidas de cercas vivas simples y de multiestratos existentes y por financiar, entre otros y la información actual (año 2018), a través de una entrevista semiestructurada y observación directa a estas fincas. Se evaluó un Índice de Conservación de Biodiversidad (ICB) con la finalidad de identificar el aporte de conservación que ofrecen los diferentes usos de suelos en las diferentes fincas ganaderas de acuerdo con el valor o puntaje ponderado para cada uno de los usos basado en otros estudios. Los indicadores que mostraron diferencias significativas tanto productivos y ambientales fueron: carga animal y el incremento de cercas vivas. En promedio los usos de suelos que tuvieron mayor aporte en los ICB fue la implementación de pastos mejorados con árboles y las cercas vivas.

Ir arriba